900 877 565 info@imazu.es

En todos nuestros artículos hemos hablado de banderas y temas que tengan que estar relacionados con ellas, pero nunca hemos explicado por qué estos símbolos tienen tanta importancia, por qué cada país tiene su propia bandera y por qué son tan necesarias.

Banderas. Cómo y cuándo nacen.

Nos gustaría empezar el artículo con una cita del catedrático de historia de la Universidad Autónoma de Barcelona y autor, entre otros, del ensayo “Europa. Las claves de su historia”, José Enrique Ruiz-Domènec. Este explica que el hecho de que existan las banderas y la importancia que le damos es que “hay mucha semiótica escondida en su uso que trabaja sobre el inconsciente de las personas. Triunfan porque es cierto que provocan grandes emociones en muchos países. Cuando la identidad está en peligro, uno se apoya en la bandera.”

Y es que las banderas son un símbolo identificativo, que nos ayuda a diferenciarnos. Según José Manuel Erbez, bibliotecario en la Universidad de La Laguna y secretario de la Sociedad Española de Vexilología, ciencia que estudia las banderas, “a finales del siglo XVIII y principios del XIX nace la necesidad de identificar la nación con un símbolo y así surge la enorme carga simbólica de las banderas.”

Es desde esa época, cuando la bandera comienza a ser un símbolo con el gran poder de identificar a un gran colectivo, poder otorgado gracias a la carga emocional y simbólica que esta conlleva. Según psicólogos, toda persona debe sentirse identificada con un grupo y la bandera es un símbolo de gran tamaño que de una forma sencilla es capaz de expresar un sentimiento complejo, así como dar una información a todo aquel que la vea.

Continuando con la historia de su nacimiento, se dice que las banderas tal y como las conocemos hoy en día están relacionadas con el nacimiento de los “estados modernos”, teniendo dos banderas como puntos fundamentales para llegar a lo que hoy tenemos. Estas son la estadounidense y la francesa, banderas que nacen de las revoluciones, de aquí el significado y la carga emocional que pueden llegar a poseer como elemento de identificación popular.

La situación española con las banderas.

En España, las banderas han marcado y siguen marcando a día de hoy la vida política, bien como avance social, en el caso de la creación y muestra de la bandera del orgullo gay, o bien como reivindicación. Y es que, historiadores como Ruiz-Domènec reconocen que a diferencia del resto de países europeos, “España no ha logrado convertir la bandera en un símbolo inclusivo”, sino que siempre se ha utilizado como el posicionamiento de un bando político u otro, mostrando diferencias y luchas entre ellos. Y tal y como comenta José Manuel Erbez, aunque se llegara a un acuerdo y compromiso, “hay una gran parte de la población que no termina de aceptarlo.”

Si quieres conocer más sobre la evolución y la historia de la bandera de España te invitamos a leer nuestro artículo: La evolución e historia de la bandera de España. 

En resumen, las banderas como tal desde el siglo XVIII se convirtieron en un fuerte símbolo de identificación de un gran colectivo, capaz de diferenciar y expresar mucha información de manera visual.

Y tú, ¿te sientes identificado con la bandera de tu país o tienes una bandera de algún colectivo que te defina? Cuéntanoslo.